ESPARRAGOS SALTEADOS CON GUISANTE FRESCO Y HUEVO POCHE



Estamos en plena temporada de Espárrago de Navarra, y como dice el dicho... "los de abril para mi, los de mayo para el amo, y los de junio para ninguno..." A mi de da igual, yo los de mayo también los quiero para mi! Es uno de los productos que con más ansias espero la llegada de su temporada, y este año me estoy poniendo como el quico! Estos que os traigo en esta receta tienen la puntita en algún caso, con tono verde, eso es porque les ha dado un poco el sol, pero están igual de ricos, además vienen directamente del campo, de la esparraguera, ya que me los han regalado ;)
Ya os he contado otras veces, que hay muchas maneras de prepararlos, no sólo cocidos con vinagreta o mayonesa, sino también en crudo, asados, a la brasa, o como en este caso, salteados en la sartén con un poco de aceite o mantequilla. Pero como...? Que nos los habéis probado así? Entonces no hay más que hablar, ve a tu frutero, hazte con un manojo de buen Espárrago de Navarra fresco, y te espero aquí mismo para hacer juntos esta sencilla receta de producto, y una última cosa... recuerda, "si no son de Navarra, no son los auténticos"

INGREDIENTES

150 gr de guisantes frescos ya pelados
5 Espárragos de Navarra
1 Huevo Poché
Aove
Sal
Pimienta
Pétalos de clavelinas para decorar (opcional)

ELABORACIÓN

Si has comprado los guisantes frescos con vaina, los desvainamos y los lavamos bien.
Queremos que nos queden crujientes, así que ponemos agua a hervir, y los dejaremos unos 8 minutos.
Enfriamos en agua con hielo para parar la cocción, escurrimos y reservamos.


Pelamos los espárragos, desde un poco más abajo de la punta hacia abajo, y lo que hacemos es ir girándolo para deslizar el pelador sobre él, de arriba abajo. No recomiendo el cuchillo, porque os llevareis por delante mucho más producto del que hace falta, y lo queremos aprovechar al máximo.
Después quitaremos un trozo de la parte de abajo, unos 3 centímetros, que es la parte más dura y fibrosa.



Laminamos los espárragos al biés, con un grosor de unos 2 ó 3 mm.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra ( o una nuez de mantequilla), y los salteamos hasta que empiecen a dorarse.



Añadimos los guisantes que hemos reservado, y ponemos sal y pimienta al gusto.
Salteamos el espárrago y el guisante junto.



En un trozo de film, untado con aceite y metido en una taza pequeña, cascamos un huevo, le ponemos sal y pimienta, y cerramos el saquito con una tira del mismo plástico de film. Cerrar bien que no se salga nada. Ponemos un cazo pequeño con agua a hervir, y metemos el huevo. Dejamos a fuego medio un par de minutos. Sacamos y abrimos el plástico.

EMPLATADO
Servimos el salteado de espárragos y guisantes en un plato, y coronamos con nuestro huevo poché.
Podeis añadir algún pétalo de clavelina, que dará contraste de color al plato.





1 comentario:

  1. Hace poco estuve probando vuestros productos de Navarra, y son todo un lujo.
    Me encanta este plato que nos has hecho !!!!
    besos,

    ResponderEliminar