SALMOREJO CORDOBÉS CON TORREZNOS DE SORIA



Los Torreznos, desde antaño, es una de las tapas con más tradición en nuestro país, pero no en todos los sitios y provincias se elabora, se tratan y se fríen de la misma manera.
Podíamos decir que el freír un torrezno es un arte. Darle el punto justo de crujiente y esa textura que nos vuelve locos no es tan fácil como parece, y si hay un sitio donde podrían llamarse "maestros" en este arte, ese lugar, sin duda es en Soria.
Torrezno de Soria es la marca de Garantía por la que está amparada este tocino o panceta, en cuya elaboración se emplea sal y pimentón.
Los elaboradores de panceta de Soria, defienden la técnica empleada y resultado en su fritura, siendo diferente a cualquier otro lugar del país, siendo exclusivamente producto de Soria.
El Torrezno de Soria, con una parte de corteza dorada y crujiente por un lado, y por el otro la carne magra con su tocino, una combinación de texturas, que acompañadas con una buena cervezita, hacen que su consumo, sea un momento de disfrute máximo.
Aquí os dejo un enlace, donde podéis descubrir muchas más cosas sobre el Torrezno de Soria, su elaboración, su fritura y su historia  Torrezno de Soria

Hace unos días Rafael Rincón, desde el Trotamanteles, me ofreció ser una de las bloggers que probara y si lo consideraba hiciese una receta con ellos, en este caso con los que elaboran Embutidos Moreno Saez cuya empresa está ubicada en Soria, y como no iba a hacerla con los que me gusta un buen Torrezno!!! Era un reto el pensar una receta en la que destacaran y tuviesen su protagonismo, y la parte más difícil, el darle el punto de fritura exacto, para obtener la textura adecuada.
Espero algún día poder visitar sus instalaciones, y que esos "maestros torrezneros" me expliquen y me enseñen su secreto para conseguir el Torrezno de Soria perfecto, mientras tanto, creo que los mios, con los consejos de fritura que dan en las instrucciones que vienen con ellos cuando los adquieres en su tienda online, no han quedado nada mal, y si además los terminamos de vestir con este cremoso salmorejo, el resultado es fantástico.

INGREDIENTES

600 g de tomates maduros ( Dejar un trozo pelado sin piel ni semillas para decorar al final)
100 gr de pan del día anterior
1 trozo de bizcocho o una magdalena
1/2 ajo
100 ml AOVE
Sal y pimienta
1 Huevo cocido
cebollino
Flor de tomate para decorar
Torreznos de Soria (Pondremos uno y medio por plato)

ELABORACIÓN


Comenzamos haciendo el salmorejo, lavando los tomates, cortándolos y poniendo en el vaso de la batidora. Trituramos muy bien y colamos para quitar los restos de piel y semillas. Metemos el trozo de bizcocho o magdalena en el puré de tomate, ( es un truco que vi un día a un cocinero para hacer el salmorejo, con el cual ayudamos a regular el nivel de acidez del tomate) Troceamos el pan y lo metemos también en el tomate, dejando que se impregne por espacio de 1/2 hora.





Ponemos en el vaso de la batidora y trituramos hasta que esté homogéneo.
Ponemos el medio ajo troceado, el aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta al gusto, y volvemos a triturar hasta que obtengamos una emulsión lisa, brillante y muy cremosa, Si os gusta más ligero podéis añadir algo de agua, pero a mi me gusta con esa textura espesa.





Metemos en el frigo, ya que lo serviremos frío.
Para los freír los Torreznos de Soria;
Sacamos media hora antes del envase en el que ya vienen cortados con un grosor de entre 1-1,5 cm.


Si tenemos la pieza entera la secaremos bien, incluso podemos colgarla un día antes boca abajo en un lugar seco para que desaparezca la humedad,  y a la hora de consumir, cortaremos con el grosor que hemos indicado.





Ponemos unos 2mm aceite a calentar en una sartén, a fuego lento.
Ponemos los Torreznos de pie, en posicion vertical con la piel sumergida en el aceite y dejar unos 20 minutos. Vigilaremos que no se caigan ya que con el calor la piel se deforma,


Veremos como a la piel le han salido unas ampollas pequeñas, así que ya están listos para freír.
Ponemos el fuego al máximo y tumbamos los torreznos para freírlos bien por las dos partes hasta que queden crujientes.



Sacamos a papel absorbente para quitar el exceso de aceite y cortamos cada uno por la mitad para nuestro plato


Separamos la yema del huevo cocido de la parte blanca, y cada uno por su parte, machacamos con un tenedor y reservamos.

Con el trozo de tomate que hemos reservado sin piel ni semillas, cortamos en dados más o menos iguales y reservamos.


EMPLATADO


En un plato con fondo colocamos un poco de salmorejo, que tendrá una textura suficiente como para aguantar el peso de los ingredientes que le vamos a poner encima.
Colocamos un poco de clara del huevo machacada, y un poco de yema y encima cebollino picado.
Disponemos en otro lado tres dados de tomate y encima de uno de ellos ponemos la flor de tomate.
Cogemos y montamos nuestros torreznos en el plato, creando volumen a su vez, y goteamos aceite de oliva virgen extra encima del salmorejo.
Listo para disfrutar!!!









HELADO DE PLÁTANO Y CHOCOLATE



Y si hacemos nuestros propios helados caseros? Que no tienes una heladera? No la necesitas!!!
En esta época del año uno de los postres más populares, son los helados.
La ventaja de hacerlos en casa, es que el coste es menor, obtenemos más cantidad con esta preparación, y además es mucho más sano, ya que no vamos añadir conservantes, aromas ni colorantes. A este helado artesano, podemos añadirle pepitas de chocolate como en este caso, que es una mezcla fantástica, unas nueces, coco, ponerle un sirope de toffe por dentro o de caramelo, bañarlo con salsa de chocolate caliente... Las posibilidades que nos ofrece el plátano para combinar con otros sabores y texturas son infinitas.
Utilizamos como endulzante la miel, que ayudará a evitar la cristalización de nuestro helado.
Un helado sencillo, sin heladera, que disfrutareis este verano en buena compañía.

INGREDIENTES

2 Plátanos
2 yogures cremosos naturales
1 Cucharada de miel
2 Cucharadas de queso de untar
100 ml de nata montar
100 gr de pepitas de chocolate

Para decorar:

Menta
Virutas de chocolate de naranja
Sirope de Naranja

ELABORACIÓN

Pelamos y troceamos los plátanos y ponemos en el vaso de la batidora con el resto de ingredientes menos las pepitas de chocolate.



Trituramos muy muy bien hasta obtener una masa homogénea, con textura de batido.
Lo echamos en un recipiente alargado y con algo de fondo, tapamos y metemos al congelador.



A la media hora lo sacamos y removemos bien de nuevo. Dejamos otros 30 minutos en el congelador, y volvemos a sacar y mover despegando incluso el helado que haya empezado a formarse en las paredes.



Esta operación la haremos un par de veces más, la de dejar media hora en el congelador, sacar el helado, remover, y volver al congelador. En la cuarta vez, repartimos por la mezcla las pepitas de chocolate y volvemos de nuevo a congelar.



Dejaremos mínimo tres horas congelando tapado.
Para disfrutar de él es conveniente sacarlo un poco antes de consumir, del congelador, unos 10 min, y meter la cuchara que vayamos a usar en agua caliente cada vez que saquemos un poco de helado de la tarrina, para que no se quede pegado a ella.



Podéis decorarlo o acompañarlo con los topping o salsas que más os gusten.




 


TARTAR DE TOMATE, TOFU Y AGUACATE CON VINAGRETA DE CURRY, JENGIBRE, CHILE Y LIMA


Navarra, es tierra de diversidad, y estos días lo estamos notando en el clima. Ayer a las 18;00 de la tarde 39 grados, que no es nada habitual en Pamplona, y hoy a las 20;00 el tiempo nos daba una tregua cayendo el mercurio nada más y nada menos que hasta los 21º. Así es nuestra tierra y estamos ya acostumbrados, pero es cierto que cuando pasamos los 32º - 34º lo acusamos bastante.
Yo en particular prefiero pasar frío que calor... cuando tienes frío te puedes forrar como una cebolla hasta que casi no se te vean los ojos, pero con calor cuando no te queda nada por quitarte que haces? Partiendo de que no puedes ir en bragas por la calle o al trabajo, mudas la piel como las culebras?
Otro tema importante cuando llega el calor, es el de la alimentación. No te puedes meter entre pecho y espalda un cocido o unas fabes con casi 40 grados a mediodía, hombre, por poder `puedes... pero cuando hace calor, apetecen comidas y cenas frescas y mas ligeras, que no tengamos la sensación de acabar y estar apunto de explotar.
Las ensaladas de muchos y diferentes tipos de alimentos suelen ser las reinas del verano en nuestra dieta diaria, y a mi me gusta probar cosas nuevas y que no me lleven demasiado tiempo en la época estival, que además estén sabrosas.
Ya sabéis de mi gusto por la cocina internacional, así que he decidir poner un extra de sabor a este tartar de tomate, tofu y aguacate, con una vinagreta diferente que no deja de ser una ensalada, llena de matices cítricos, frescos, tostados, dulces y picantes con el toque del curry que le da rock&roll a este entrante.
Plato completamente vegano del que podemos disfrutar tanto a mediodía como en nuestras cenas.
Probadlo y luego me contáis cuantas veces los habéis repetido en casa.

INGREDIENTES

2 Tomates
1 Trozo de Tofu fresco
1 Aguacate
Menos de 1/4 de cebolla roja
Cilantro fresco
Menta fresca
2 Ramas de cebollino
1 Flor de tomate para decorar
Sésamo negro y sésamo tostado

Para la vinagreta:

1 Cucharada de aceite de sésamo
El zumo de una lima y su ralladura
1 Cucharadita de curry en polvo
1/2 cucharadita de azúcar
Jengibre
Copos de chile o chile fresco

Salsa de yogur;

1 Yogur
1/2 cucharadita de curry
copos de chile

ELABORACIÓN

Lavamos bien los tomates, los pelamos, partimos en cuatro, y quitamos las semillas. Lo cortamos en trozos más o menos del mismo tamaño.
Cortamos el tofu y el aguacate del mismo tamaño que el tomate.



Picamos la cebolla roja muy finita, el cebollino, la menta y el cilantro. Añadimos al tomate, tofu y aguacate. Con dos cucharas mezclamos los ingredientes con cuidado de no deshacerlos.



Preparamos la vinagreta poniendo el zumo de lima, su ralladura, el aceite de sésamo, el curry, el azúcar, ralladura de jengibre al gusto, y los copos de chile.
Emulsionamos y reservamos.



Para hacer la salsa de yogur, mezclamos bien el yogur con el curry en polvo y unos copos de chile.
Mezclamos la vinagreta que hemos preparado con los ingredientes mezclados anteriormente.



EMPLATADO

En un plato blanco redondo y llano, haremos una lágrima de salsa de yogur y curry. Espolvoreamos unos copos de chile encima.
Hacia la mitad de la lágrima ponemos un aro de emplatar. Escurrimos bien la cantidad que vayamos a poner en el tartar, y ponemos dentro del aro. Ponemos por encima un poco de amo negro y sésamo tostado. Un poco de cebollino picado. Decoramos el tartar con una flor de tomate y un par hojas de menta. Quitamos con cuidado el aro y listo.
Disfrutar de este fantástico plato lleno de sabor.









PAD THAI



El Pad Thai, es uno de los platos más conocidos de la gastronomía tailandesa.
Son tallarines de arroz salteados en el wok, con verduras, langostinos, carne, gundilla, salsa de pescado, lima... y un montón de ingredientes más.
Existen muchas versiones del Pad Tahi, que es un plato que puedes poner en tu mesa a diario, como dar la nota especial en una cena temática con amigos en tu casa y quedar de lujo, o incluso podríamos tener un street food, donde podríamos ofrecer diferentes opciones de Pad Thai.  Esto último aquí, es más improbable, pero en Tailandia existen puestos de este tipo, ya que es uno de los éxitos asegurados de comida en puestos callejeros.
Yo os traigo mi propia versión del plato, que iré variando y subiendo de vez en cuando alguna de las recetas que cambie, y no tenéis excusa para prepararlos, porque una de las cosas que me encanta de la cocina tailandesa, es que una vez tienes organizados todos los ingredientes, te puede llevar preparar el plato entre cinco y 10 minutos.
Algunos de los ingredientes que os pongo, podéis sustituirlos por otros que tengáis en casa, o encontréis más fácilmente.

INGREDIENTES (4 personas)


2 Cucharadas de Aceite de sésamo
250 gr de tallarines de arroz finos
1 guindillas fresca ( si os gusta mucho el picante le añadís 2)
2 Dientes de ajo
3 Filetes de cerdo sin hueso ( he usado cabezada)
8- 10 langostinos grandes pelados y troceados (podéis ponerle langostinos)
5 Tallos de cebollino
2 Cucharadas de salsa de pescado
El zumo y la ralladura de una lima
1 cucharada de azúcar moreno suave
2 huevos batidos
Cacahuetes sin sal
Cebolla crujiente
Cilantro fresco

ELABORACIÓN

Lo primero que haremos será poner los fideos en agua caliente y dejamos 10 minutos para que se hidraten. Escurrimos bien y reservamos.
Ponemos el wok al fuego ( en su defecto podéis hacerlo en una sartén), poniendo el aceite de sésamo, el ajo y la gundilla bien picados, la carne en tiras de 2 cm de largo más o menos. Salteamos un par de minutos.
Añadimos los langostinos limpios y troceados, y volveamos a saltear.
Picamos el cebollino, y lo añadimos junto con los fideos que hemos reservado.
Salteamos  y ponemos el zumo de lima, la salsa de pescado, el azúcar y el huevo batido.
Movemos muy bien para que se integren todos los sabores y aromas, a la vez que se va cocinando, hasta que veias que el huevo va cuajando.
Servimos en nuestros cuencos o bols, y lo acompañamos de cacahuetes y cilantro fresco picado y un poco de crunch de cebolla.

Listo para disfrutar del Pad Thai! Os va a encantar!