GOFRES


GOFRES CASEROS

Pero que cosa más rica comerse un buen gofre para merendar!!! Bueno, quien dice merendar... desayunar, postre o porque si!!
A mi el olor de los gofres me recuerda a Sanfermines, cuando vas a las barracas que es el espacio donde se ponen las atracciones para montarse, el tira-pichón, los puestos de patatas rellenas, variados puestos de comida y bebida, esos churros y esas porras y entre todos esos puestos siempre hay uno de gofres que con su dulce aroma avainillado inunda todo su alrededor haciendo que piques por lo menos una vez durante los días que dura la fiesta.
Estamos a las puertas de San Fermin, así que no he querido esperar y me apetecía preparar unos en casa.
Esta receta de gofres es muy sencilla y nada tiene que ver con la verdadera receta de gofres belgas que son los más afamados, por su sabor, su ligera, su aroma y su textura con ese toque crujiente que le da el azúcar perlado, pero para darnos un capricho y subirnos el ánimo un día, se que os va a gustar!
Eso si, para hacerlos, necesitáis la gofrera. Yo tengo una que compré en lidl hace varios años muy económica, creo recordar que fueron 16 euros o algo así. He visto en este enlace que el próximo sábado 30 sale la gofrera al precio de 14,99 que además el molde es para hacerlos cuadrados y de dos en dos.


INGREDIENTES

-130 gr mantequilla
-90 gr de azúcar blanco
-15 gr de azúcar avainillado
-Azúcar perlado, en mi caso utilicé unos granos de azúcar dorado ( No es imprescindible)
-1 cucharada de aroma de vainilla (podéis usar menos cantidad de esencia de vainilla)
-3 huevos
-265 gr de harina
-1 Cucharada de levadura química
-180 ml de leche

ELABORACIÓN

En un bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y la batimos bien.
Añadimos los huevos, el aroma de vainilla o esencia y el azúcar blanco y avainillado, que sino tenéis este último, sustituis la cantidad por el blanco normal.
Batimos muy bien.



Tamizamos la harina y la levadura poco a poco y mezclamos hasta que no haya grumos.



Poco a poco iremos echando la leche conforme vayamos batiendo, e integrándola bien.
Es el momento de añadir un poco de azúcar perlado o en mi caso los granos de azúcar dorados, que al ser más grande que el blanco, le dará un toque crujiente al encontrarlos.


Dejamos reposar la masa 30 minutos y con eso le quitaremos parte del aire que le hemos metido al trabajarla.
Seguimos las instrucciones de nuestra gofrera, la calentamos y engrasamos ligeramente con un poco de mantequilla y añadimos una buena cucharada que pondremos en el centro del molde y aplanaremos un poco hacia los lados, no hace falta que que os liéis a repartir la masa hasta llegar a los bordes ya que cuando bajéis la tapa se expandirá solo y si habéis puesto la cantidad suficiente llegará solo hasta ellos. No hagáis como yo con el primero que me pasé de cantidad y cuando bajé la tapa fue un desastre porque se me desparramó todo por fuera.



En la mía con un par de minutos en el número 4 suele ser suficiente, también depende del grado de tostado que os guste.



Para sacarlos me ayudo de una espátula de madera o silicona, prácticamente salen solos, solo tenéis que levantar un borde y retirar con cuidado. Pondremos unos encima de otros en un plato mientas repetimos la operación hasta acabar la masa. A mi con esta cantidad me han salido unos 8 gofres.
Los podéis servir templados con un poco de chocolate y nata, con frutas, con mermelada, con azúcar glas espolvoreado, pero yo os digo que simplemente así ya están deliciosos.







ENSALADA DE GORGONZOLA, PERA, CEREZAS, NUECES Y SEMILLAS



Hoy comienza el verano! Por fin está aquí y a pesar de que las temporas de los pastores de este año no auguran un verano de sol y calor, nos estamos haciendo los orejas porque ya van varios días seguidos de sol en Pamplona!
Hoy hace 30º en Sarriguren que es donde yo vivo y está pegando a Pamplona, y aunque estoy recuperándome de una gripe, el día de solete y la esperanza que tenemos este año más que nunca en el, han hecho que me apeteciese prepararme una ensalada y que además llevase algo de fruta y queso.
Aprovechando que estamos en temporada de cerezas, las he usado en la ensalada aparte de meterle la pera porque nos da aparte de su dulzor, un poco de acidez que compensa un poco el queso gorgonzola que muy graso, y la combinación junto con frutos secos como las nueces y las pasas, y semillas de amapola, lino, sésamo, pipas de girasol y de calabaza, ha sido fantástica.
La receta es muy sencilla porque todos los ingredientes van en crudo.

INGREDIENTES

- Ensalada de brotes
- 80 gr de queso Gorgonzola
- 1 Pera conferencia madura
- 10 Cerezas de temporada
- 30 gr de nueces peladas
- 15 gr de uvas pasas
- Semillas; amapola, lino, sésamo blanco, pipas de girasol y de calabaza.
- Vinagreta; Vinagre de Jerez, Aceite de Oliva Virgen extra y sal

ELABORACIÓN
Lavamos y secamos los brotes, la pera y las cerezas. La pera la cortamos en laminas o en dados, como prefiráis, y las cerezas las cortamos a la mitad quitando el hueso.
Emulsionamos el vinagre con el aceite para hacer la vinagreta.
En un bol ponemos los brotes, les ponemos un poco de sal, removemos y añadimos la vinagreta volviendo a mezclar bien.
Cortamos el queso gorgonzola en tacos y lo ponemos con los brotes ( si lo tenéis en la nevera hasta ultimo momento os será más fácil cortarlo).
Seguimos añadiendo la pera ya cortada, las cerezas, las nueces,  las pasas y las semillas.
Le damos un par de vueltas para que todos los ingredientes de empapen de la vinagreta y servimos en cada bol individual.
Siempre podéis reservar parte de la fruta, el queso y las semillas para decorar y que queden mas bonitos los platos individuales una vez vayamos a servirlos.








CHAMPIÑONES CON CURRY VERDE, HUEVO DE CODORNIZ Y PAPADA


Parece que el calor empieza a hacer acto de presencia en Navarra, lo que no sabemos es si vendrá para quedarse, pero mientras tanto aprovechamos para hacer en casa recetas sencillas y rápidas como estos champiñones rellenos aunque con un toque thai como ya sabéis que a mi me gusta.

Al añadir pasta de curry verde a esta receta le damos un toque muy especial que através del paladar nos transporta con sus sabores a Tailandia.
La pasta de curry verde podemos prepararla en casa, pero sino tenemos todos los ingredientes, que sé que algunos son difíciles de conseguir, siempre encontramos esta pasta ya preparada en grandes superficies en la zona de cocina internacional, o bien en tiendas especializadas.
El curry verde es una mezcla de especias muy usadas en países como Tailandia, que según quien lo prepare puede variar un poco.
Esta que yo he utilizado tiene Chile verde, lemon grass, galanga, corteza de lima kaffir, cilantro, comino, semillas de cilantro, chalota, ajo, pimienta y aceite de soja.
En este caso lo he mezclado con un poco de queso crema para darle un toque más suave y rellenar nuestros champiñones a los que les queda divinamente.



Por otro lado , he incorporado un ingrediente de lujo en la receta, la papada de cerdo Euskal Txerri de Maskarada que le aporta un toque graso y da jugosidad al conjunto.
El Euskal Txerri, es una raza de cerdo que estuvo apunto del borde de la extinción y gracias a las personas que apostaron por la recuperación de la raza, hoy día en Maskarada, en Lekumberri cuentan con un buen número de madres productivas que marcan la diferencia de otras razas por su calidad, su sabor y por la infiltración de grasa que hace que sea más jugoso y se asemeje a la del cerdo ibérico.






Así que haciendo haciendo incapié en consumir producto autóctono y fusionarlo con ingredientes de otros paises como me gusta hacerlo, animaos a hacer esta receta que no lleva mucho tiempo y además acompañaremos con una ensalada de tomate concassé, cebolla roja y cilantro con una vinagreta de lima y aove.

CHAMPIÑONES CON CURRY VERDE, HUEVO DE CODORNIZ Y PAPADA CON ENSALADA DE TOMATE CONCASSÉ, CEBOLLA ROJA, CILANTRO Y LIMA

INGREDIENTES (Dos personas)

Para los Champiñones rellenos:

- 6 Champiñones grandes
- 1 Cucharada de pasta de curry verde
- 2 Cucharadas de queso crema
- 6 Huevos de codorniz
- 6 laminas pequeñas y muy finas de papada de cerdo
- Sal y pimienta
- 6 Trozos de hoja de cilantro para decorar

Para la ensalada:

- 1 Tomate
- Trozo pequeño de cebolla roja
- Un puñado de cilantro fresco
- El zumo de media lima
- Aove
- Sal

ELABORACIÓN

Limpiamos muy bien los champiñones de cualquier resto de tierra que puedan tener y le quitamos los tallos dejando libre el hueco interior. Podéis usar los tallos para otra elaboración como un salteado de verduras, en una crema, o en tortilla.





Por otro lado mezclamos muy bien la pasta de curry verde y el queso crema hasta conseguir una mezcla homogénea.
Con esta crema rellenamos un poco el interior de los champiñones. Yo me he ayudado de una jeringuilla grande, pero podéis hacerlo con una cuchara o una manga desechable.



Colocamos los champiñones en un recipiente apto para el horno que precalentaremos a 180º.
Mientras llega a la temperatura adecuada, cortamos la parte superior de los huevos de codorniz con cuidado de no romperlos y ponemos uno en cada champiñón encima de la crema de curry verde.
Añadimos un poco de sal y pimienta y metemos al horno unos 10-12 minutos



Sacamos y colocamos el trozo de papada encima de cada champiñón. Se nos hará con el calor que desprende y tendra la textura perfecta.

Para la ensalada:
Podeis hacerla en un momento mientras los champiñones están en el horno.
Lavar bien y quitarle la piel y las semillas al tomate. Picar en trocitos pequeños al igual que la cebolla roja y el cilantro fresco.



Ponemos en un bol y mezclamos. Aderezamos con el zumo de lima, el Aceite de oliva virgen extra y la sal y escurrimos un poco.

MONTAJE DEL PLATO

Hacemos una cama con la ensalada que tendremos bien escurrida.
Encima dispondremos tres champiñones y decoramos con una hojita de cilantro.
Listo para comer!!












GREEN SMOOTHIE DE FRUTAS Y VERDURAS




Si hay una receta o imagen que últimamente veo muy a menudo en redes y blogs culinarios y de cocina saludable, son los batidos y zumos detox.
No os voy a engañar, esta es la primera vez que me he animado a hacer un batido verde que llevase verduras crudas, de echo este que os pongo es el primer batido verde que pruebo, aunque si lo pienso bien, un gazpacho entraría en la categoría de este tipo de batidos o smoothies? Ahí está mi duda!
El caso es que cuando echas un vistazo a las redes sociales, todo el mundo parece haberse apuntado a esta moda "healty" así que he decidido probarlos y ya os digo, que este será el primero de muchos, ya que el resultado me ha gustado mucho.

En algunas webs, aseguran a estos batidos detox propiedades milagrosas, e incluso dan recetas de algunos de ellos para perder peso. Yo no soy quien para decir que esto no sea cierto, pero como todos sabemos, puedes perder peso de una manera sana y equilibrada teniendo cubiertas todas las necesidades de nutrientes que necesita nuestro cuerpo, y no sólo bebiendo batidos, lo que si pueden ser un complemento de una dieta controlada. Si tu cuerpo adelgaza rápido... todos hemos oído hablar del efecto boomerang...
El mensaje que quiero daros desde aquí, es que los batidos detox están muy bien porque al llevar frutas y verduras nos aportan vitaminas, minerales, antioxidantes, fibra... y algunos otros nutrientes que nos vienen fenomenal para ayudar al mantenimiento de una vida sana y saludable, pero dentro de una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida acorde.

Dicho esto, os diré que para hacer este green smoothie, he escogido frutas y verduras que me gustan y que he pensado podría quedar bien la combinación de sabores.
Esta vez le he puesto stevia liquida, pero la próxima vez creo que voy a usar las hojas de la planta de stevia que tengo en la terraza, e incluso he pensado en no endulzarlo con nada, porque dependiendo de la madurez de la piña, también puede aportarle dulzor.
La textura del batido es más gorda que un batido o un zumo de frutas normal, aunque si tienes licuadora siempre te va a quedar mucho más fino. Otra opción para obtener una textura más suave es pasarlo por un colador, y quedará mucho más fino aunque le estaréis quitando fibra.

INGREDIENTES

- Un buen puñado de hojas de espinaca
- 1 Rama de apio
- 1 rodaja gorda de piña
- 1 kiwi
- 1/2 Manzana Verde granny smith
- El zumo de un limón pequeño
- Unas gotas de stevia
- Un vaso grande de agua FRÍA ( mínimo 250 ml depende de lo espeso que lo queramos)

ELABORACIÓN

Las verduras y frutas no hace falta decir que las tendremos lavadas.
Ponemos las espinacas, El kiwi, y la piña los pondremos pelados y en trozos.
La manzana verde la usaremos con la piel, aunque le quitaremos la parte del corazón.
Añadimos el vaso de agua, que es muy importante que esté fría, ya que si usamos la batidora de vaso, en motor calentará un poco el batido y además le hará perder algunas propiedades.
Le ponemos stevia al gusto, sin pasarnos ya que tiene un intenso poder endulzante y el exceso puede resultar desagradable.
Batimos hasta obtener la textura deseada. Para conseguir el punto de acidez, dulzor o espesor que le guste a cada uno, siempre podéis ir modificando cantidad de ingredientes.
Lo servimos frío en una jarra con una pajita, y a disfrutar de tu inyección de vitaminas extra.



SALTEADO DE ESPARRAGOS, BIMI Y SHITAKES CON GARAM MASALA



Que me gusta a mi una buena fusión de cocina asiática con producto de mi tierra!
En este caso, se me ha ocurrido meter mano a nuestros deliciosos y tiernos Espárragos de Navarra, de los que estamos en plena temporada.
Otras veces os he hablado de este producto navarro, que es por excelencia el rey de nuestras verduras de primavera Esparrago de Navarra




El Bimi, es una verdura, híbrido entre el Brocoli, y la col china, muy usado en la gastronomía japonesa. Es uno de los súper alimentos a los que últimamente se le está dando mucho bombo, y es que el Bimi, es una bomba de nutrientes que posee muchísimas propiedades beneficiosas para nuestro organismo y nuestra salud.
Si estamos realizando una dieta baja en calorías, es ideal para ella, ya que aporta gran contenido en fibra, vitaminas y minerales sin añadir calorías. Contiene nutrientes esenciales como el zinc, ácido fólico, antioxidantes y vitamina C. Además es un alimento que ayuda a prevenir el cáncer, por el aporte de glucosinato y sinigrina que ayudan a eliminar células precancerosas del estómago, cólon y pulmón.
El sabor es más suave y algo más dulce que el del brocoli, y podéis consumirlos en escaldados, salteados, a la brasa, a la plancha, en ensalada crudo... las posibilidades en nuestra cocina, dependen de la imaginación de cada uno. Eso sí, si le dais cocciones largas o agresivas, muchas de las propiedades del Bimi desaparecerán. En nuestra receta de hoy, llevará dos cocciones diferentes, pero muy cortas. Primero un pequeño escaldado de apenas un minuto y un ligero salteado en la fase final de la receta para integrarlo con los demás ingredientes.



El Garam Masala es una mezcla de especias de origen indio, cuyo nombre viene a decir algo así como "Especias calientes".
Realmente el termino "Masala", en la India se utiliza para dar nombre a cualquier mezcla de especias, y Garam, quiere decir "Especias calientes", ya que se refiere al hecho de tostar las especias antes de molerlas, de ahí obtenemos el Garam Masala, que depende de quien realiza esta mezcla de especias, puede ser muy diferentes.



En nuestro caso, nuestro Garam Masala lleva cilantro, canela, clavo, jengibre, comino, hinojo,pimienta negra, chile, cardamomo, anís estrellado, laurel, aceite de girasol y nuez moscada.
Os puedo asegurar que el aroma que desprende esta mezcla de especias es brutal, es algo dulce, con tostados, picantes... una pasada. Normalmente se usan para aderezar carnes y pescados, pero he querido introducirlo en este salteado de verduras de fusión asiática y Navarra, aunque siempre debéis tener cuidado con la cantidad de mezcla de especias, ya que sino, os coméis el sabor de los demás ingredientes que pongáis en la elaboración.

INGREDIENTES

- 4 Espárragos de Navarra
- 125 gr de Bimi
- 1 Puñado de Shiitakes
- 1/2 Cebolla roja
- 1 Diente de ajo
- Aceite OVE
- 1 Tomate
- 1 Cucharadita de Garam Masala
- 2 Cucharadas de Salsa de pescado
- Pimienta
- Piñones
- Flores de cebollino

ELABORACION

Preparamos los espárragos de Navarra, quitando cualquier resto de tierra que puedan tener, y los pelamos con un pelador los espárragos, de arriba hacia abajo, un cm por debajo de la punta, y deshecharemos un par o tres de cm de la parte trasera, que es más tallosa y más dura.
Los laminamos al bies, con un grosor de 2-3 mm y reservamos.
Lavamos el Bimi, lo troceamos un poco y en una cazuela con agua hirviendo lo escaldamos durante 40-50 segundos.
Rápidamente lo metemos en agua fría para cortar la cocción, lo escurrimos bien y reservamos. Con esto conseguimos que esté algo cocinado , sin perder propiedades apenas, y además que siga teniendo ese color verde impresionante.
En una sartén, calentamos aceite de oliva virgen extra, añadimos la cebolla roja y el ajo bien picados y pochamos. Picamos el tomate y cocinamos un poco. Agregamos la cucharadita de Garam Masala, removemos y dejamos que se integre bien en el sofrito que estamos haciendo.



Normalmente el Garam Masala suele ponerse al final, para que la intensidad de sabor de estas especias no se pierda, pero yo he querido integrarlo en el sofrito, precisamente porque quería tener el sabor de las especias sin matar el del espárrago y el bimi que son más suaves.
Añadimos el espárrago laminado, ponemos un poco de pimienta molida en el momento,  y salteamos un par de minutos o tres.



Ponemos los shiitakes partidos por la mitad, seguimos salteando.



Es el momento de ponerle las dos cucharadas de salsa de pescado, damos unas vueltas para que se integre y agregamos el Bimi.
Salteamos bien sin maltratar las verduras con movimientos bruscos que puedan deshacerlas. Es el momento de probar y si hiciese falta, poner algo de sal.



EMPLATADO

En un cuenco ponemos una cantidad generosa de nuestro salteado de verduras con Garam Masala.
Añadimos unos piñones que previamente habremos tostado, y decoramos con unas flores de cebollino y tres de las puntas de espárrago que tenemos en el salteado.













 

CREPES



Todo empieza una tarde de lluvia de un día de fiesta cualquiera del año, de esos que estás tirando toda la tarde en casa viendo pelis con una manta en el sofá...
Estás agusto y relajado, de echo, a mi me encantan estos días, pero si podemos complementarlo con algo dulce recién hecho y que encima no nos lleve mucho tiempo de hacer en la cocina, ya es la pera limonera!
Es la hora de merendar y Alberto, mi chico, me pide unos crepes, o más bien me pide filloas como se llaman en su tierra. Le encanta que se los haga, por que le recuerda a cuando era pequeño que se las hacía su madre, y dicho y hecho! Me pongo manos a la obra, porque los crepes es una de las cosas que me encanta hacer, y en media hora los tengo listos!


INGREDIENTES

- 280 Ml de leche entera
- 140 gr de harina
- 3 cuchardas de azúcar
- 2 huevos L
- 1 Pizca de sal
- Mantequilla para untar la sartén

Para acompañar;

- 100 gr Chocolate blanco fondant
- 150  ml de leche entera
- 100 gr de chocolate negro fondant
- Hierbabuena

ELABORACION

En un recipiente alto ponemos la la leche, los dos huevos, la harina, el azúcar y la pizca de sal y batimos con la batidora o con unas varillas hasta que quede una mezcla homogénea.
Dejamos reposar unos 20 minutos esta masa.
Calentamos una sartén antiadherente de tamaño medio. La mía es una sartén para hacer crepes, con lo cuál el tamaño y la altura es perfecta.
Cuando esté bien caliente untamos con mantequilla y ponemos un poco de masa, moviendo la sartén para que cubra toda la superficie antiadherente, quedando una capa muy fina.
Dejamos cocer, y veremos como se va cuajando. Para darle la vuelta solo tenemos que despegar un poco los bordes de la masa, y podemos incluso darle la vuelta con la mano.
Dejamos que se haga por el otro lado dorándose, y sacamos a un plato.
Hacemos esta misma operación hasta terminar la masa, y vamos amontonando los crepes uno encima de otro.



Podéis servirlos así con un poco de azúcar por encima, o acompañarlos con fruta, chocolate, crema, o los rellenos que se os ocurran.




Salsa de chocolate blanco y negro;

Ponemos la mitad leche en un cazo, calentamos y agregamos el chocolate blanco fondant, movemos hasta que se derrita y quede liso, y pasamos a una jarrita.
Para la salsa de chocolate negro ponemos la otra mitad de la leche al fuego, calentamos y ponemos el chocolate. Con el fuego apagado movemos con unas varillas hasta que esté homogéneo.

EMPLATADO:

En un plato negro colocamos los crepes enrollados, ponemos un poco de mermelada de fresa casera por encima, y hacemos unos hilos con el chocolate negro fundido.
cubrimos ligeramente el fondo del plato con la salsa de chocolate blanco que tenemos reservada en la jarrita.
Decoramos con toque verde de hierbabuena, y listo para disfrutar y saborear unos crepes la mar de sencillos y recién hechos! Aproveche!










Yo!

Yo!