ESPARRAGOS SALTEADOS CON GUISANTE FRESCO Y HUEVO POCHE



Estamos en plena temporada de Espárrago de Navarra, y como dice el dicho... "los de abril para mi, los de mayo para el amo, y los de junio para ninguno..." A mi de da igual, yo los de mayo también los quiero para mi! Es uno de los productos que con más ansias espero la llegada de su temporada, y este año me estoy poniendo como el quico! Estos que os traigo en esta receta tienen la puntita en algún caso, con tono verde, eso es porque les ha dado un poco el sol, pero están igual de ricos, además vienen directamente del campo, de la esparraguera, ya que me los han regalado ;)
Ya os he contado otras veces, que hay muchas maneras de prepararlos, no sólo cocidos con vinagreta o mayonesa, sino también en crudo, asados, a la brasa, o como en este caso, salteados en la sartén con un poco de aceite o mantequilla. Pero como...? Que nos los habéis probado así? Entonces no hay más que hablar, ve a tu frutero, hazte con un manojo de buen Espárrago de Navarra fresco, y te espero aquí mismo para hacer juntos esta sencilla receta de producto, y una última cosa... recuerda, "si no son de Navarra, no son los auténticos"

INGREDIENTES

150 gr de guisantes frescos ya pelados
5 Espárragos de Navarra
1 Huevo Poché
Aove
Sal
Pimienta
Pétalos de clavelinas para decorar (opcional)

ELABORACIÓN

Si has comprado los guisantes frescos con vaina, los desvainamos y los lavamos bien.
Queremos que nos queden crujientes, así que ponemos agua a hervir, y los dejaremos unos 8 minutos.
Enfriamos en agua con hielo para parar la cocción, escurrimos y reservamos.


Pelamos los espárragos, desde un poco más abajo de la punta hacia abajo, y lo que hacemos es ir girándolo para deslizar el pelador sobre él, de arriba abajo. No recomiendo el cuchillo, porque os llevareis por delante mucho más producto del que hace falta, y lo queremos aprovechar al máximo.
Después quitaremos un trozo de la parte de abajo, unos 3 centímetros, que es la parte más dura y fibrosa.



Laminamos los espárragos al biés, con un grosor de unos 2 ó 3 mm.

En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra ( o una nuez de mantequilla), y los salteamos hasta que empiecen a dorarse.



Añadimos los guisantes que hemos reservado, y ponemos sal y pimienta al gusto.
Salteamos el espárrago y el guisante junto.



En un trozo de film, untado con aceite y metido en una taza pequeña, cascamos un huevo, le ponemos sal y pimienta, y cerramos el saquito con una tira del mismo plástico de film. Cerrar bien que no se salga nada. Ponemos un cazo pequeño con agua a hervir, y metemos el huevo. Dejamos a fuego medio un par de minutos. Sacamos y abrimos el plástico.

EMPLATADO
Servimos el salteado de espárragos y guisantes en un plato, y coronamos con nuestro huevo poché.
Podeis añadir algún pétalo de clavelina, que dará contraste de color al plato.





PRESENCIA NAVARRA EN SALON DE GOURMETS EN MADRID



Un año más, Navarra con nuestros mejores productos, está presente en el Salón de Gourmets en Madrid, que se celebra del 4 al 7 de abril, en el Recinto de IFEMA.
El Salón de Gourmets, es la Feria Internacional de Alimentos y bebidas de calidad, que se celebra en Madrid, todos los años a principios de abril.
Yo, personalmente he asistido varios años, en calidad de blogger visitante, y también he tenido la suerte de realizar varios showcookings, con Quesería La Antigua de Fuentesaúco, empresa con la que colaboro desde hace varios años, y el año pasado con la beca que gané en un concurso, que al poner stand en Gourmets, nos ofrecieron hacer un showcooking en público, en el que yo me lo pase genial.
Una oportunidad única de participar desde dentro del Salón de Gourmets siendo parte de él.





En el Salón de Gourmets, es una de las mejores plataformas para firma de calidad, del sector agroalimentario y sus procesos de innovacion.
Este año, ya son 30 años de Ediciones de esta feria Internacional, en la que la comunidad invitada es Andalucía, acoge actividades como El Campeonato Nacional de Tiraje de Cerveza de Estrella Galicia, la 5ª Mesa Gourmets, con algunos de los mejores cocineros del estado, El Campeonato de España de Tapas Gourmet Estrella Galicia, Campeonato de los mejores quesos de España, Campeonato de España de Sumillers Glorioso...
Por otro lado tenemos el Túnel del Vino, El Taller de los Sentidos, showcookings, exhibiciones, degustaciones, catas, premios a la vanguardia de los productos presentados en estos días...
Aquí tenéis una relación de las novedades que se presentan el salón este año Novedades .



Como os decía, nuestra comunidad, Navarra, de nuevo este año está presentado, promocionando y dando a conocer, algunos de nuestros mejores productos de calidad.
El stand de Reyno Gourmet, la marca que ampara productos agralimentarioos de calidad, y que en la actualidad cuenta con más de 2000 referencias, está en el Pabellón 6, Stand B12, en colores, blanco, rojo y negro.





A través de nuestra delegación Navarra, los visitantes conocerán de primera mano productos como el Espárrago de Navarra, La Alcachofa de Tudela, el Pimiento del Piquillo de Lodosa, El Aceite de Navarra, el queso de Roncal e idiazabal, la Ternera y Cordero de Navarra, el Vino D.O Navarra, el Pacharán Navarro, Producción ecológia e integradada y Alimentos Artesanos.



Enrique Martínez, chef navarro del Restaurante Tres Reinas, del Hotel Tres Reyes de Pamplona, está elaborando tapas y pinchos con estos proiductos, para deleite de todos los curiosos que visiten en stand, y además se están realizando Talleres de Pelado de Espárrago de Navarra y Alcachofa de Tudela.






Siete empresas Navarras, están en el Stand, que en esta ocasión serán; Conservas Pedro Luis, Impex Medrano, Conservas Asensio, Errotazar, M. Etxenike productos de pato, El Huertico, y Bodegas Inurrieta.






Fuera del Stand están 25 bodegas D.O Navarra en Túnel del Vino, Quesos Larra en Gourmet Quesos - Quesos de autor, y Bodegas Chivite en el expositor de los mejores vinos de la Guía 2016, escogidos por el comité de cata de Gourmets.

Desde aquí apoyamos a nuestra delegación Navarra en el Salón de Gourmets, que como cada año, van a hacer un excelente trabajo, dando a conocer un trocito de nuestro corazón...







   







PUDING DE TORRIJAS CON MANZANA



No sabes que hacer con esas torrijas que te han sobrado de estos días? Aquí tienes la solución!
Muy sencilla y rápida de hacer, además de comer un postre diferente con todo el sabor de este dulce tan típico de Semana Santa,  es una receta de aprovechamiento, aunque sé que es difícil que sobren...
Tengo que confesaros que tuve que hacer verdaderos esfuerzos por guardar seis torrijas para hacer el puding... jejeje

En este caso lo he acompañado de un helado de sésamo negro que tenía en el congelador, que le va estupendamente.
Recomiendo comer el puding templado, y también podéis acompañarlo de una bola de helado de vainilla, de canela, de manzana asada... Os va a encantar.
Esta es la prueba de como de una receta de aprovechamiento con cuatro cosas que tenemos normalmente en casa, puedes conseguir un lujoso postre, digno de las mejores mesas, todo es cuestión de echarle un poco de imaginación a nuestra cocina.

INGREDIENTES

400 ml de leche entera
100 ml de nata liquida
2 huevos XL
3 Cucharadas de azúcar
1/2 Cucharadita de canela
6 Torrijas
1 Manzana

Para el caramelo: 100 gr de azúcar
Para acompañar; Helado de sésamo negro, sésamo tostado y sésamo negro, hierbabuena y frambuesas

ELABORACIÓN


Hacemos el caramelo poniendo el azúcar en una sartén antiadherente a fuego alto, veremos que pasados unos minutos empieza a tomar color, dejamos hasta que tengamos un caramelo rubio, pero tener cuidado de que no coja un tono muy oscuro, porque eso querrá decir que se ha quemado, y un caramelo quemado... como que no...
Con este caramelo rubio, bañamos un molde alargado con fondo, de tipo plume cake.



Por otro lado, hacemos la natilla batiendo bien la leche, la nata, el azúcar los huevos y la 1/2 cucharadita de canela.
Cortamos en trozos las torrijas, y vamos disponiendo en el fondo del molde, encima del caramelo.
Pelamos la manzana, la descorazonamos y la laminamos. Repartimos encima de los trozos de torrija.
Hacemos otra capa de torrijas y otra más de manzana.



Cubrimos con la natilla que ya tenemos preparada, damos unos golpes para quitar el posible aire entre capas, y con horno precalentado a 180º, metemos al baño maría unos 50 minutos.
Podéis ir pinchando en el centro para ver si está hecho.
Para desmoldar lo dejaremos templar o enfriar del todo, porque sino se os romperá.




Para desmoldar, metemos la punta del cuchillo por los bordes y volcamos en un plato.




EMPLATADO

Para presentar una ración individual, cortamos un trozo, le ponemos hierbabuena y unas frambuesas, y  lo acompañamos de una bola de helado de sésamo negro a la que pondremos una mezcla de sésamo tostado y sésamo negro.
El crujiente de caramelo que lleva, lo he hecho echando caramelo del que preparamos para el molde, en un papel de horno, dejándolo enfriar y ponerse duro.
Un postre diferente que os va encantar!








TORRIJAS



TORRIJAS DE LECHE, TRADICIONALES CREMOSAS


No sé porque no las hago más veces al año! Cada año en Semana Santa, las Torrijas son uno de los dulces más típicos, más extendidos y más reproducidos de la geografía del país.
En Semana Santa, basta darte un paseo por el centro de cualquier centro de pueblo o ciudad, y las verás luciendo con sus mejores galas, en su mayor época de consumo.
De leche que son las más típicas, de vino, de chocolate y cada vez con más innovación en cuanto a la introducción de sabores en la receta base.
Las más tradicionales, como son las que pongo hoy, se hacen con pan del día anterior, leche, canela, azúcar, cáscara de limón y huevo para rebozarlas.
No se sabe con certeza el origen, pero parece ser que la historia de las Torrijas, se remonta a unos 2000 años, en tiempos de los romanos, ya se elaboraban bañando el pan con leche y huevos.
En España, en tiempos de mas precariedad, se empezó a consumir en cuaresma, ya que al no poder comer carne, bajaba el consumo de pan, y así se empleaba para hacer este postre, además que suplía el aporte de calorías, siendo una buena fuente de energía.
Las Torrijas no se elaboran solo en España, sino también en otros países, como Alemania, Suiza, Francia, Austria... a los que les han dado otros nombres.

Como os digo, cada Semana Santa suelo prepararlas, y aunque algunas veces hago distintas versiones, la receta que más me gusta es la tradicional, a la que para que tengan un extra de cremosidad, le añado nata a la leche infusionada con limón y canela.

Os digo yo, que apartir de ahora, con esta receta, las vais a preparar más de una vez al año.


INGREDIENTES
1 Barra de pan del día anterior
2 huevos XL
800 ml de leche entera
200 ml de nata liquida
3 cucharadas de azúcar
Ralladura de limón
1 Palo de canela
Canela en polvo y azúcar para rebozar

ELABORACIÓN

En un cazo ponemos la leche, la nata, la ralladura de limón y el palo de canela.
Llevamos a ebullición a fuego medio bajo, y cocemos unos 5 minutos. Añadimos el azúcar y removemos bien para disolverlo. Añadimos el azúcar al final para que no se nos pegue con la leche en el fondo de la cazuela, y le de sabor a tostado.
Dejamos enfriar, y una vez frío, lo colamos.



Cortamos la barra de pan con un cuchillo de sierra, en trozos más bien grandes, de entre 3 y 3,5 cm, para poder trabajar mejor con ellos sin que se nos rompan en el baño.
Disponemos el pan en una bandeja amplia con fondo.

Echamos la leche infusionada con la canela y el limón encima de las rebanadas de pan, y dejamos unos 10 minutos, les damos la vuelta y dejamos 5 minutos más.



Preparamos un plato con una mezcla de azúcar y canela en polvo, más o menos, 125 gr de azúcar y una cucharada y media de canela en polvo.Reservamos.

En una sartén, ponemos Aceite de Oliva Virgen extra a calentar.
Escurrimos en la mano las torrijas sin apretarlas, dejando que caiga el exceso de leche, rebozamos en el huevo que habremos batido anteriormente, y una vez este caliente el aceite, las freímos por los dos lados hasta que estén con una bonita costra dorada.
Escurrimos el exceso de aceite en papel absorbente y seguidamente, en caliente, rebozamos las torrijas en la mezcla de azúcar y canela.



Las vamos poniendo en un plato y dejamos templar.
Se pueden comer templadas, frías, acompañadas de helado, de café, de una copa de vino dulce, eso, lo dejo a vuestra elección...