CANELON DE ZANAHORIA Y VINO TINTO CON GUISO DE CARRILLERAS Y CREMA DE COLIFLOR CON BOLETUS




Con esta entrada os quiero demostrar que utilizar verduras congeladas para cocinar, es saludable, nutritivo, creativo e incluso puedes darle un toque divertido.
Más que congeladas, son verduras ultracongeladas, con lo que las verduras llegan a la mesa prácticamente en las mismas condiciones y con la misma calidad que son recogidas en la huerta.
El proceso de ultracongelación, comienza ya en la huerta, en el momento de la recolección de la verdura, que se traslada rápidamente a la fabrica, evitando una maduración excesiva, donde se lava y se somete a un escaldado previo muy breve antes de su congelación, con lo que mantenemos prácticamente igual, el valor nutricional y el sabor del producto.
Una vez lavada y escaldada, la verdura se somete a una ultracongelación, que consiste en congelar a gran velocidad el producto, con temperatuas que rondan los -20º.
La congelación evita el desarrollo de microorganismos, ya que el agua que contiene la verdura también se congela. Con este proceso de ultracongelación, se mantienen las propiedades nutricionales y calidad de la verdura, y hace que podamos consumir verduras que no están de temporada en cualquier época del año y además se pueden preparar en muy poco tiempo.



La Asociación española de fabricantes de vegetales congelados (ASEVEC), es una plataforma compuesta por doce compañías de implantación nacional de fabricantes de verdura congelada, que supone ahora mismo un 95% de la producción del pais.



Hace unas semanas contactaron conmigo, ya que mi blog había sido uno de los seleccionados entre otros espacios de gastronomía en Internet, para participar en una acción de ASEVEC, cuyo objetivo es fomentar el consumo de verduras congeladas, y contribuir a la difusión de una dieta sana y equilibrada.
Cuando acepté el reto, en pocos días tenía en mi casa 5kg de verduras congeladas entre las que se encontraban 11 variedades.
Guisantes, acelgas, alcachofas, ensaladilla, brócoli, coliflor, espinaca, haba baby, judía plana, menestra y zanahoria baby.
Con ellas me invitaban a preparar una o varias recetas con las verduras que quisiese, y como ya conocéis esta mente inquieta y creativa, no podía conformarme con un simple plato de verduras, que por otra parte es muy saludable y me encanta, pero ya que era hora de lucirse un poco ya que esta acción forma parte de un concurso donde de entre todos los que hemos aceptado participar,  los 8 bloggers seleccionados con la mejor receta, concursaran en un showcooking en Madrid, en el marco del Día Mundial de los Alimentos.
Si queréis seguir las recetas y los platos que se van mandando podéis hacerlo siguiendo en redes sociales el hashtag #Miverduracongelada .
Mi receta, muy en mi línea, con diferentes texturas, sabores, colores y aromas, ya sabéis que adoro los contrastes!
Un canelón hecho con zanahoria baby, y otro con vinto tinto. una crema de coliflor con boletus, un guiso de carrilleras al vino tinto y unas habitas baby salteadas, son los actores principales de mi receta con verduras congeladas, que presento al reto de #Miverduracongelada y te invito a descubrir, asegurándote que no te dejará indiferente.
Por si todo lo que te he contado no es suficiente para que incluyas en tus menús semanales las verduras congeladas, cuando pruebes la receta que os voy a enseñar, tu congelador seguro que te pide aumento de sueldo de todas las verduras congeladas que vas a llevar a casa, porque estarás deseando probar esta y muchas recetas saludables, creativas y sabrosas que se te van a ocurrir.

INGREDIENTES (2 personas)

*Para el guiso de carrilleras al vino tinto;
- 5 carrilleras de cerdo deshuesadas                            - 1 trozo de pimiento rojo
- 1 cebolla                                                                    - 3 tomates pelados
- 1 puerro                                                                     - 1 litro de vino tinto
- 10 zanahorias baby congeladas
- 3ajos                                                                          - Aceite oliva virgen extra
- 1/2 pimiemto verde                                                   - Harina
- sal y pimenta

*Canelón vino tinto;
- 200ml de vino tinto crianza
- 2 gr de agar-agar

*Canelón de zanahoria;
- 125 gr de zanahoria baby congelada                         - Sal y pimienta
- 250 gr de agua                                                               - 3 gr de agar-agar

*Crema de coliflor y boletus;
- 300 gr de coliflor congelada                                          - 250 ml de leche
- 80 gr de boletus congelados (hongos)                           - 1/4 de cebolla
- 100 ml de oporto                                                            - Aceite, sal y pimienta

*Habas baby salteadas
- 125 gr de habas baby congeldas                                     - Aceite, sal y pimienta
- 1 Ajo

*Resto de ingredientes;
-pétalos de flores
- flores de albahaca
- Piñones tostados
-1 rama de cebollino

ELABORACIÓN


Guiso de carrilleras al vino tinto

Secamos bien las carrilleras deshuesadas y salpimentamos. Espolvoreamos con un poco de harina quitando el exceso.
En una cazuela amplia sellamos en aceite las carrilleras por los dos lados y reservamos.
En ese mismo aceite, hacemos un sofrito con cebolla, puerro, ajo, pimiento rojo y verde, la zanahoria baby congelada, y el tomate pelado, teniendo los ingredientes ya picados con anterioridad.
Ponemos un poco de sal y pimienta y añadimos las carrilleras con el jugo que hayan soltado en el plato que las teníamos reservadas.
Dejamos a fuego medio que se impregnen del sabor de las verduras, y pasados tres minutos, añadimos el litro de vino tinto. Cuando hierva, y evapore el alcohol, bajamos el fuego y dejaremos reducir la salsa y hacerse las carrilleras durante hora y media, hora y tres cuartos, dando unas vueltas de vez en cuando vigilando para que no se os pegue.
En un chino presionamos bien la salsa y desechamos la parte de verduras a la que habremos exprimido bien su sabor.
Metemos las carrilleras en la salsa para reservar el guiso hasta el día siguiente que habrá cogido más consistencia y sabor.



Crema de coliflor y boletus

En una cazuela pochamos la cebolla con un poco de aceite.
Añadimos la coliflor directamente congelada y troceada. Le damos unas vueltas y añadimos los boletus congelados. Ponemos sal y pimienta. Salteamos y agregamos el oporto. Dejamos que reduzca el alcohol y añadimos la leche.
Dejamos que hierva unos minutos y reduzca un poco y trituramos bien. Pasamos por un colador para dejar la crema más fina y reservamos.




Canelón de vino tinto

En un cazo ponemos el vino, y cuando hierva añadimos el aga-agar, removiendo constantemente y dejaremos hervir un minuto más o menos. En un plato llano o un recipiente amplio, vertemos una capa fina de la preparación y dejaremos que cuaje. Para dos personas, poner dos platos o un recipiente grande para que salgan dos canelones. Luego con la punta de un cuchillo en un borde, es fácil de levantar del plato. Lo cortamos en cuadrados o rectángulos para formar los canelones.
Con un molde redondo pequeño cortamos unos círculos de gelatina para decorar el plato al final.



Canelón de zanahoria

Ponemos agua a hervir, y cocemos durante cuatro minutos a fuego bajo las zanahorias baby congeladas.
Ponemos las zanahorias en un recipiente, le añadimos el agua, la sal y la pimienta y trituramos bien.
En un cazo, llevamos a ebullición y añadimos el agar-agar.
Sin parar de remover, dejamos hervir un minuto.
Hacemos el mismo proceso para cuajarlo que el canelón de vino tinto (dos recipientes o uno grande)  y también cortaremos para hacer los canelones.
Tened en cuenta que si hacéis muy gordo el canelón, será menos flexible y se puede romper.
Con un molde redondo pequeño, cortamos unos círculos de gelé para decorar el plato al final.



Habas baby

Cocemos las habas baby congeladas, en agua durante 5 minutos. Escurrimos bien y salteamos en una sartén con aceite de oliva virgen extra y un ajo. Añadimos sal y pimienta al gusto.




MONTAJE DEL PLATO
En el momento del montaje todos los ingredientes estarán calientes menos las láminas de zanahoria y vino que les daremos un golpe de microondas una vez montado el canelón, ya que el agar-agar, una de las propiedades que tiene es que se puede calentar la gelatina sin que se deshaga hasta 60-70º de temperatura..
-Extendemos la lamina de vino tinto y rellenamos con lonchas finas de la carrillera ya guisada y añadimos unas gotas de su salsa encima. Cerramos a modo canelón.
-Hacemos lo mismo la lámina de zanahoria, y una vez tengamos los dos canelones cerrados le damos un golpe de 20 segundos de microondas para que coja temperatura.
-En un plato llano blanco hacemos una lágrima grande con el puré de coliflor y boletus. Sobre ella unos piñones tostados.
-Cruzamos la lágrima con una linea de habitas salteadas.
-Colamos abajo el canelón de zanahoria relleno con la carrillera y encima, de lado el de vino tinto.
-Disponemos alrededor los círculos de gelé que hemos hecho de zanahoria y vino. Encima de cada uno de los de vino colocamos unas flores de albahaca.
-Disponemos unos pétalos de clavelinas encima de las gelés de zanahoria.
-A lo largo del canelón de vino tinto colocamos tres pétalos naranjas.
-Para rematar, colocamos una rama de cebollino entre los canelones.








No hay comentarios:

Publicar un comentario