DULCE DE MEMBRILLO CASERO


Hoy 21 de Septiembre, comienza el Otoño, y con él, una nueva temporada de grandes productos que nos ofrece la tierra.
Los Membrillos son uno de los regalos de la tierra, que viene de la mano de la estación otoñal.
Crecen en su árbol, el membrillero, y cuando están listos para recolectar, suelen ser de un color verde amarillento, o amarillo, depende de lo maduros que estén, y de la variedad a la que pertenezca.
Los recubre una fina y suave pelusa y al tacto son duros, nada depresibles.
Su sabor es ácido y astringente, tiene una alta concentración de pectina, y su digestión es difícil debido a su alto contenido en fibra insoluble, por lo que no es habitual comerlos en crudo.
El Membrillo tiene un bajo aporte calórico, pero la cosa cambia cuando lo consumimos normalmente en forma de dulce, añadiéndole un montón de azúcar.
En la Huerta de los padres de mis suegros, Víctor y Chari, ya os he contado que hay varios árboles frutales, y el Membrillero es uno de ellos, así que me parece mal no aprovechar la oportunidad de hacer el Membrillo en dulce, que tanto nos gusta en casa acompañado con un poco de queso y unas nueces.


INGREDIENTES
- Membrillos (Pesaremos la fruta ya limpia)
- 750 gr de azúcar por kilo de fruta limpia
- Zumo de un limón

ELABORACIÓN

Lavamos bien los membrillos, y así quitamos la pelusilla que pudiera quedarles.
Los pelamos, cortamos a la mitad, les quitamos el corazón y los troceamos.
No os preocupeís, si veis que se oxidan, esta la fruta lo hace con una rapidez muy superior a las manzanas.
Pesamos la fruta y añadimos el zumo de limón, y 750 gr de azúcar por kilo de Membrillo limpio.
Le damos un par de vueltas, tapamos, y dejamos 8-10 horas o hasta el día siguiente, de esta manera conseguiremos que la fruta suelte bastante liquido, y de esta manera, se cocerá en su propio jugo sin añadirle agua.


Ponemos al fuego, primero a fuego fuerte, hasta que comience a hervir, y pasados 3 o 4 minutos desde ese momento, bajamos a fuego medio.
Yo suelo añadirle un par de vueltas de molinillo de pimienta de varios colores.
Coceremos la fruta con el almíbar que se va formando por espacio de unos 30-40 minutos, o hasta que la fruta esté blanda. No importa que todavía os quede liquido.
Le pasamos la batidora, y volvemos a poner a fuego medio bajo, para darle un último toque 3 o 4 minutos más.
Cogemos los moldes, tapers o recipientes en los que vayamos a conservarlos, y los untamos con un poco de aceite de girasol para que no se quede pegado,
Vertemos el membrillo batido, e intentamos dejar lisa la superficie con una cuchara o espátula.



Dejar enfriar, tapar y meter al frigorífico unas horas, y listo para consumir.
Debido a la gran cantidad de azúcar que lleva, y que este es un conservante natural, se conserva perfectamente bien tapado varios meses en el frigo.
Espero que lo disfrutéis, ya que no tiene nada que ver con los membrillos industriales!!!

FELIZ ENTRADA DE OTOÑO A TODOS!







No hay comentarios:

Publicar un comentario