MAGDALENAS ESPONJOSAS




Hacía un montón de tiempo que no hacía magdalenas, y llevaba unos días pensando en hacer unas que fueran esponjosas y que tuvieran "copete" para estrenar el molde nuevo que me he comprado.
Tengo varios moldes de magdalenas en casa, pero este me permite hornear 12 magdalenas a la vez, y al ser rígido, hace que sea más estable y el copete sale mucho más regular, alto y bonito, que es uno de los trucos para que me hayan quedado tan monas.

Mucha gente me dice que se cabrea porque sigue todos los pasos de las recetas de revista o Internet y no salen. Esto no quiere decir que la receta que habéis escogido este mal, en la mayoría de los casos, es porque alguno de los pasos no lo habéis hecho como debierais, o bien porque cada horno es un mundo, puede influir incluso que pongas el ventilador en vez de calor arriba y abajo en el horno.

Si seguís los consejos que os doy, seguro que os salen tan bonitas como a mi.

Las magdalenas que os traigo hoy, son la mitad de de Aceite de Oliva Virgen extra y vainilla, y con la otra mitad de la masa, las he hecho de chocolate, añadiéndole algunos ingredientes, ya que sino se nos quedarían secas al ponerle simplemente el cacao en polvo.


INGREDIENTES

330 gr de harina
3 huevos
200 ml
250 ml de leche
220 gr azúcar
2 Cucharadas de esencia de vainilla
1 Cucharada de levadura química ( 1 sobre)
1 pizca de sal
Azúcar glas

*Para modificar la masa para las de chocolate;
50 gr de cacao puro en polvo
80 ml de leche

ELABORACION


Con unas varillas eléctricas batimos los huevos con el azúcar, hasta que nos quede una especie de crema blanquecina. Podeis usar una de mano, pero os costará mas esfuerzo y mucho más tiempo)
Le añadimos poco a poco el Aceite a hilo mientras seguimos batiendo.
Ponemos la leche, batimos.
Mezclamos la harina, con la levadura y la sal y tamizamos encima de la mezcla anterior y batimos muy bien sin que queden grumos durante unos minutos.
Añadimos la esencia de vainilla integrando en la mezcla.
Dejamos reposar la masa por lo menos 15 minutos.




Precalentamos horno a 200º, con calor arriba y abajo, y cuando digo esto, quiero decir que una vez llegue a la temperatura de 200º, dejamos que caliente el horno mínimo 10 minutos antes de meter nuestra masa.
Mientras, en un molde rígido, metemos las cápsulas de las magdalenas y llenamos más o menos 3/4 partes. Espolvoreamos con un poco de azúcar glas encima, para que les salga por encima una pequeña costra.
Metemos al horno, a media altura. Yo tengo cuatro niveles. y lo pongo en el segundo empezando por abajo. Horneamos durante 18-20 minutos a 200º.
Sacamos del horno, y dejamos en el molde unos minutos que se templen un poco.
Las sacamos y dejamos enfriar en una rejilla.



Con la otra mitad de la masa, lo que hacemos es añadirle el cacao, mezclar bien, y le agregamos la leche, ya que sino nos quedaría un mazacote de magdalena.
La misma operación que antes, llenamos las cápsulas que pondremos dentro del molde rígido, hasta 3/4 partes y horneamos 200º unos 18-20 minutos.
Dejamos 5 minutos que se templen un poco en el molde, fuera del horno, y dejamos enfriar en rejilla.




Con estos consejos os van a quedar unas magdalenas perfectas, ya me contaréis!











 




No hay comentarios:

Publicar un comentario