PUDING DE TORRIJAS CON MANZANA



No sabes que hacer con esas torrijas que te han sobrado de estos días? Aquí tienes la solución!
Muy sencilla y rápida de hacer, además de comer un postre diferente con todo el sabor de este dulce tan típico de Semana Santa,  es una receta de aprovechamiento, aunque sé que es difícil que sobren...
Tengo que confesaros que tuve que hacer verdaderos esfuerzos por guardar seis torrijas para hacer el puding... jejeje

En este caso lo he acompañado de un helado de sésamo negro que tenía en el congelador, que le va estupendamente.
Recomiendo comer el puding templado, y también podéis acompañarlo de una bola de helado de vainilla, de canela, de manzana asada... Os va a encantar.
Esta es la prueba de como de una receta de aprovechamiento con cuatro cosas que tenemos normalmente en casa, puedes conseguir un lujoso postre, digno de las mejores mesas, todo es cuestión de echarle un poco de imaginación a nuestra cocina.

INGREDIENTES

400 ml de leche entera
100 ml de nata liquida
2 huevos XL
3 Cucharadas de azúcar
1/2 Cucharadita de canela
6 Torrijas
1 Manzana

Para el caramelo: 100 gr de azúcar
Para acompañar; Helado de sésamo negro, sésamo tostado y sésamo negro, hierbabuena y frambuesas

ELABORACIÓN


Hacemos el caramelo poniendo el azúcar en una sartén antiadherente a fuego alto, veremos que pasados unos minutos empieza a tomar color, dejamos hasta que tengamos un caramelo rubio, pero tener cuidado de que no coja un tono muy oscuro, porque eso querrá decir que se ha quemado, y un caramelo quemado... como que no...
Con este caramelo rubio, bañamos un molde alargado con fondo, de tipo plume cake.



Por otro lado, hacemos la natilla batiendo bien la leche, la nata, el azúcar los huevos y la 1/2 cucharadita de canela.
Cortamos en trozos las torrijas, y vamos disponiendo en el fondo del molde, encima del caramelo.
Pelamos la manzana, la descorazonamos y la laminamos. Repartimos encima de los trozos de torrija.
Hacemos otra capa de torrijas y otra más de manzana.



Cubrimos con la natilla que ya tenemos preparada, damos unos golpes para quitar el posible aire entre capas, y con horno precalentado a 180º, metemos al baño maría unos 50 minutos.
Podéis ir pinchando en el centro para ver si está hecho.
Para desmoldar lo dejaremos templar o enfriar del todo, porque sino se os romperá.




Para desmoldar, metemos la punta del cuchillo por los bordes y volcamos en un plato.




EMPLATADO

Para presentar una ración individual, cortamos un trozo, le ponemos hierbabuena y unas frambuesas, y  lo acompañamos de una bola de helado de sésamo negro a la que pondremos una mezcla de sésamo tostado y sésamo negro.
El crujiente de caramelo que lleva, lo he hecho echando caramelo del que preparamos para el molde, en un papel de horno, dejándolo enfriar y ponerse duro.
Un postre diferente que os va encantar!








No hay comentarios:

Publicar un comentario