TORRIJAS



TORRIJAS DE LECHE, TRADICIONALES CREMOSAS


No sé porque no las hago más veces al año! Cada año en Semana Santa, las Torrijas son uno de los dulces más típicos, más extendidos y más reproducidos de la geografía del país.
En Semana Santa, basta darte un paseo por el centro de cualquier centro de pueblo o ciudad, y las verás luciendo con sus mejores galas, en su mayor época de consumo.
De leche que son las más típicas, de vino, de chocolate y cada vez con más innovación en cuanto a la introducción de sabores en la receta base.
Las más tradicionales, como son las que pongo hoy, se hacen con pan del día anterior, leche, canela, azúcar, cáscara de limón y huevo para rebozarlas.
No se sabe con certeza el origen, pero parece ser que la historia de las Torrijas, se remonta a unos 2000 años, en tiempos de los romanos, ya se elaboraban bañando el pan con leche y huevos.
En España, en tiempos de mas precariedad, se empezó a consumir en cuaresma, ya que al no poder comer carne, bajaba el consumo de pan, y así se empleaba para hacer este postre, además que suplía el aporte de calorías, siendo una buena fuente de energía.
Las Torrijas no se elaboran solo en España, sino también en otros países, como Alemania, Suiza, Francia, Austria... a los que les han dado otros nombres.

Como os digo, cada Semana Santa suelo prepararlas, y aunque algunas veces hago distintas versiones, la receta que más me gusta es la tradicional, a la que para que tengan un extra de cremosidad, le añado nata a la leche infusionada con limón y canela.

Os digo yo, que apartir de ahora, con esta receta, las vais a preparar más de una vez al año.


INGREDIENTES
1 Barra de pan del día anterior
2 huevos XL
800 ml de leche entera
200 ml de nata liquida
3 cucharadas de azúcar
Ralladura de limón
1 Palo de canela
Canela en polvo y azúcar para rebozar

ELABORACIÓN

En un cazo ponemos la leche, la nata, la ralladura de limón y el palo de canela.
Llevamos a ebullición a fuego medio bajo, y cocemos unos 5 minutos. Añadimos el azúcar y removemos bien para disolverlo. Añadimos el azúcar al final para que no se nos pegue con la leche en el fondo de la cazuela, y le de sabor a tostado.
Dejamos enfriar, y una vez frío, lo colamos.



Cortamos la barra de pan con un cuchillo de sierra, en trozos más bien grandes, de entre 3 y 3,5 cm, para poder trabajar mejor con ellos sin que se nos rompan en el baño.
Disponemos el pan en una bandeja amplia con fondo.

Echamos la leche infusionada con la canela y el limón encima de las rebanadas de pan, y dejamos unos 10 minutos, les damos la vuelta y dejamos 5 minutos más.



Preparamos un plato con una mezcla de azúcar y canela en polvo, más o menos, 125 gr de azúcar y una cucharada y media de canela en polvo.Reservamos.

En una sartén, ponemos Aceite de Oliva Virgen extra a calentar.
Escurrimos en la mano las torrijas sin apretarlas, dejando que caiga el exceso de leche, rebozamos en el huevo que habremos batido anteriormente, y una vez este caliente el aceite, las freímos por los dos lados hasta que estén con una bonita costra dorada.
Escurrimos el exceso de aceite en papel absorbente y seguidamente, en caliente, rebozamos las torrijas en la mezcla de azúcar y canela.



Las vamos poniendo en un plato y dejamos templar.
Se pueden comer templadas, frías, acompañadas de helado, de café, de una copa de vino dulce, eso, lo dejo a vuestra elección...







1 comentario:

  1. Me encantan todas tus recetas, son espectaculares! ¿Has pensado en darte a conocer en alguna red social especializada? Hay una app que se llama Foodies Moveando y seguro que tendrías mucho éxito. Yo te voto! :)

    ResponderEliminar