BOQUERONES EN VINAGRE



Una de las recetas más fáciles que existen, y con unos resultados de aupa!
El problema de esta receta es el tiempo que pasa desde que entra el antojazo de comerlos, hasta que están listos ya que hay que dejar de un día para otro.
El origen de los boquerones en Vinagre, es andaluz, pero es uno de los aperitivos o tapas más populares de la Gastronomía Española. Los podemos encontrar en cualquier barra, de cada una de las provincias, de la geografía de nuestro país.
El vinagre como ya sabéis es un método de conservación que se viene utilizando desde hace unos miles de años, cuando no existían los frigoríficos, y se necesitaba conservar durante más tiempo los alimentos.
No creáis que es tan fácil encontrar por ahí unos boquerones que estén en su punto.
Lo importante, como en todas nuestras elaboraciones, es usar materia prima de calidad, y en el resultado notaréis la diferencia.
Cuando los pruebes, seguro que no vuelves a comprarlos envasados.


INGREDIENTES

3/4 de kg de boquerones frescos
400 ml de vinagre de manzana o vino blanco
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra
4 Dientes de ajo
Perejil fresco


ELABORACION


Limpiar los boquerones, quitando la cabeza, la espina central y la tripa, y con cuidado abrirlo pero sin separarlo en dos.
Los pasamos por agua muy fría, a poder ser, con cubitos de hielo para lavarlos y que se queden más blanquitos.





Una vez estén todos limpios, los congelamos durante al menos 72 horas, para evitar el tema del Anisakis,  que es un parásito de los pescados, e incluso algunos mariscos.
Aunque el pescado no este vivo, cuando es fresco, el anisaki sobrevive y puede crearnos graves problemas estomacales.
Pasado este tiempo, Sacamos los boquerones del congelador, y los descongelamos en un cuenco con vinagre y un poco de sal. De esta manera no le rebajamos el vinagre con agua, ya que el agua de descongelación aporta la cantidad necesaria. ( Esta descongelación en vinagre, es una muy acertada recomendación de mi amigo Goyo Moreno, cocinero del Parador de Zamora)
Dejamos unas 6 horas, y si los boquerones fueran muy grandes, podéis dejarlos 2-3 horas más para que terminen de "cocinarse" y no queden duros. Si los dejáis demasiado tiempo, corréis el peligro de que se os queden muy blandos y se rompan.
Una vez pasado el tiempo, los escurrimos bien, y los vamos colocando estirados, y de nuevo con la piel hacia abajo en el recipiente donde ya los vayamos a tener, y vamos haciendo capas de boquerón, ajo y perejil bien picado.
Cubrimos con un buen Aceite de Oliva Virgen Extra y dejaremos en la nevera hasta el día siguiente, o unas 20 horas más o menos, como mínimo para que se hayan impregnado del sabor y aroma del ajo y perejil.



Podéis servir los boquerones en unas tostaditas de pan.
Son ideales para la época estival, ya que es un aperitivo fresco y ligero.







2 comentarios:

  1. Valen para desayunar??
    Qué delicia, por dios.
    Un abrazo anchoero muy fuerte.
    Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Marta!!! Para desayunar, para merendar, y para un tentempié... jijiji Otro abrazo anchoero de vuelta solete!! ;)

      Eliminar