MI ALMA GASTRONOMICA AL DESNUDO EN LA RECTA FINAL #CAMPEONATODEMOS

 
 

 



Y ya han pasado 6 meses desde que me embarqué en esta aventura gastronómica de Demos La Vuelta al Día...
Ahora viene esa frase de ; "Parece que fue ayer..." Pero es que es cierto... todo está pasando muy rápido, a una velocidad vertiginosa... Siempre adelante, sin dar un paso atrás ni para coger impulso...





No he publicado en el blog, todo lo que me hubiese gustado, por cuestiones, laborales, personales, gastronómicas... he notado esa falta de tiempo para los post de cada una de las #MasterclassDEMOS con cada uno de los profesores de lujo que hemos tenido, aunque si he podido transmitirlo con creces a través de mis redes sociales como bien sabéis, y a las que como siempre, todos los que me seguís en ellas, habéis respondido fantásticamente compartiendo, disfrutando, comentando, todas mis vivencias, experiencias e ilusiones en esa beca que vosotros me ayudasteis a conseguir de Demos la Vuelta al Día, y que yo con tantas ganas y tanta fuerza quería.... Incluso durante el transcurso del campeonato m han hecho tres entrevistas en diferentes emisoras de radio de Navarra, con motivo de mi participación en Demos la Vuelta al Dia.





Recuerdo antes de la final en Pedro Larumbe, en uno de los formularios que nos mandaron desde la organización de Demos, como tenía que poner, que era para mi y que suponía ganar una de esas 12 becas de formación... y una de las cosas que escribí, porque así lo sentí y lo sigo sintiendo en este momento, es que para mi ganar una de esas becas, se había convertido en una necesidad vital... y ahora que estoy dentro de ella, y sólo nos quedan un fin de semana con las tres últimas Masterclass, antes de esa ansiada final, pienso que soy super afortunada, que he conseguido llegar hasta este último fin de semana de clases, y que sería capaz si pudiese de alargar esta beca, hasta el infinito y más allá...
Después de estos meses viajando los fines de Semana a Madrid, sé que he cambiado... algo dentro de mi sigue cambiando... sigo siendo la misma chica de siempre, sencilla, cercana,  risueña, con mil sueños e ilusiones, super pasional,  habladora hasta por los codos, simpática con ese puntito ácido de vez en cuando, y todas las cosas y adjetivos que muchos me dedicáis en mis redes de vez en cuando. Ahora, soy todo eso, pero multiplicado por diez, y conforme voy nutriéndome de conocimiento y experiencia, me doy cuenta de que nunca tengo bastante y necesito de todo eso, mucho más... Que no quiero para de aprender, de ilusionarme, de ponerme nerviosa, de disfrutar, de conocer gente, de querer, de reír, porque no, también de llorar... por emoción, por pena, por sentimiento... por lo que sea...
Estoy enamorada de la gastronomía, es una forma de vida, mi forma de vida. Cada gota de mi sangre desborda pasión por este mundo, respiro gastronomía por cada poro de mi piel... si eso no tener amor por algo decídmelo...
Me siento llena de buena energía, y como yo digo, tengo los chacras abiertos totalmente, y eso se nota en la evolución constante que estoy teniendo, no solo como cocinera (es la primera vez que utilizo este palabra para definirme a mi misma, y voy a seguir haciéndolo), sino y mucho más importante como persona.
Todos tenemos que tener una base de valores, cada uno los nuestros, y los que debemos defender y ser fieles a ellos hasta el final, y partiendo de esa base, si es sólida, resistente y crees en ella, es un buen comienzo de partida para hacer algo grande en nuestras vidas.
No sé donde está mi futuro profesional, pero lo busco día a día, esperando que llegue, en lo que me gusta, con lo que disfruto y es mi pasión, que es, no solo la cocina, sino todo lo que abarca el mundo gastronómico.

Durante el trayecto del #CampeonatoDEMOS he conocido gente... o mejor dicho... personas, de las que me llevo una parte de la esencia de cada uno.
Compañeros de clase, profesores, tutores, periodistas, fotógrafos... personas....
Cada uno de ellos es especial por algo, incluso cuando crees que alguien no te gusta, esa persona también tiene algo especial por lo que te das a ti mismo la oportunidad de conocerle mejor, e intentar prestarle más atención.
Con algunos habré congeniado más que con otros, pero la verdad esque hemos sido un grupo ejemplar, en el que en general, a estado lleno de compañerismo.

















Como los voy a echar de menos... me he prometido a  mi misma no llorar mientras escribo este post... pero llegados a este punto, no puedo evitarlo... como voy a echar de menos todo esto... me han dado tanto sin pedir nada a cambio...
Con mis compañeros, también he aprendido, he aprendido a escuchar, a entender las diferente formas de ser que tenemos cada uno, y de interpretar la gastronomía,  y que todas son validas, que ninguna es la mejor.. que la puesta en común de ideas, siempre lleva a buen puerto, y que lleva uno pedacito de cada uno de nosotros, y eso lo hace aun más especial...
Que siempre es mejor ir acompañado, que sólo...

Volviendo al concurso, como os comentaba solo queda este finde semana de clases, con Jacob Torreblanca, Pedro Espina y María Marte, y ya el domingo por la mañana, tendremos nuestra última prueba de eliminación... Pronuncio esta palabra, con un nudo en la garganta, porque aunque ya habré disfrutado de todas las #MasterclassDEMOS de esta beca, no quiero que me eliminen!!! Quiero llegar a la final!! Y por que no voy a decirlo, si es lo que pienso... QUIERO GANAR!!!

Alguno de estos fines de semana de atrás, me he sentido algo triste, no sé si es la palabra para definirlo, pero os lo cuento, porque ya que estoy desnudando mi alma en este post, me parece justo decir lo bueno que he sentido, y no lo malo... sino quizá la parte menos bonita, y que seguramente es la que más me sirve para aprender de todo esto.
Como mujer que soy, siento una especial debilidad por el tema de las mujeres cocineras, y la ridícula presencia que tenemos en las altas esferas gastronómicas, y en cargos altos en cocinas, en cuanto a número se refiere...
Tengo que ver, como cada que asisto a congresos gastronómicos de alto nivel, ferias de alimentación importantes, u otro eventos, con infinidad de ponencias de chefs nacionales e internacionales, la presencia de nuestras chefs, es mismísima... ridícula...  como a esas altas esferas, llegan jóvenes promesas, y futuros relevos generacionales con una presencia masculina aplastante...
Todos vamos de muy modernos, y todos fardamos de que profesamos la igualdad... con perdón.... y una M!!!
A que es debido el que un grupo muy reducido de mujeres llegue a cargos más elevados en una cocina?
Probablemente, nosotras tengamos algo de culpa indirecta... Hemos querido desprendernos de algo, en este caso, la cocina, de un rol machista que nos tenía asignada la vida en el momento de nacer, sin preguntar primero si queríamos hacer ese trabajo día  a día, como rutina y obligación, sin obtener remuneración alguna. La consecuencia ... el genero masculino nos ha quitado el liderazgo, de un terreno que era nuestro, y que en un momento de rebelión, por querer ser luchadoras, no dejar que nadie domine a nadie, y conseguir igualdad, hemos perdido, y ahora parece que queremos recuperar y parece que es demasiado tarde.


La Maternidad, y el cuidado de los hijos y de la familia, es el tema principal porque el que pocas mujeres pueden sobresalir, pero las que lo hacen, luchando contra viento y marea,  demuestran que quizá nos lleva doble esfuerzo... pero somos luchadoras por naturaleza, que es otro papel que nos a tocado vivir, y nos sigue tocando en nuestros días, y que con constancia y muchísimo esfuerzo lo podemos conseguir, y lo conseguimos, y así nos lo explicaba la Chef Macarena de Castro, que cuenta una Estrella Michelín en su Restaurante Jardín en Port d´Alcúdia en Mallorca.

Nos contaba cuantos impedimentos, y cuantas trabas se ha encontrado a lo largo de su carrera profesional como cocinera, y como ha luchado contra ello, para conseguir lo que ella quería por encima de todo... y ahí está!!! Eso quiere decir... si quieres...PUEDES!!!!

Todo esto que os digo, o mejor dicho, reivindico, es alguna de las cosas que vienen al hilo de lo que os cuento, ya que  hablando y haciendo cábalas con algunos compañeros de clase, de a quien pueden eliminar cada fin de semana, y porque, he escuchado decir que ya tocaba irse a alguna chica... y además que como el año pasado ganó una chica, este año toca un chico... y eso me toca muy dentro... porque hablamos de mujeres y hombres? No queremos igualdad? No es machista tener que elegir entre un género u otro? Creo que todos, empezando por mi misma, tenemos que hacer un serio trabajo desde dentro, y realmente creernos esa igualdad que intentamos transmitir.
Deciros, que no se trata de mujeres y hombres... se trata de personas... en este caso de nuestro campeonato de cocina, no se trata de chicos y chicas... se trata de personas con ganas, con sueños, con ilusión, con pasión y amor por la cocina... con maneras de ser, formas de comunicar, técnicas culinarias que aplicar... pero nunca de mujeres y hombres... sólo personas... por eso creo que también deben contarnos como rivales fuertes, a las cuatro chicas que seguimos en el Campeonato, y no descartarnos si seguimos y llegamos hasta la final, por el mero hecho de que el año pasado ganase una mujer, todos tenemos las mismas oportunidades, y creo que en mi caso, yo estoy intentando explotarlas al máximo, comunicando, fotografiando, preguntando, creando, cocinando, escribiendo, aprendiendo,  hablando, queriendo,  escuchando, riendo, disfrutando, emocionando... incluso he ganado la última prueba de eliminación!! Si!! La del Coulant de Chocolate!







 
Tenemos que luchar por nuestros sueños, y yo os puedo decir que no soy la persona con más nivel de cocina en el #CampeonatoDEMOS porque varios de mis compañeros están en escuelas de cocina, pero no sé si habrá alguien que le esté poniendo más ganas y más ilusión que yo desde el primer día que grabé esa video receta, asaltando la cocina de mi amigo Mikel Goldaraz, al que le doy las gracias por animarme a hacerlo y ayudarme, un 5 de Diciembre de 2014, en el que este Campeonato de Cocina empezó a cambiar mi vida, y sigo queriendo que lo haga.








Ganar este concurso para cualquiera de los becados, es como una estrella que estás apunto de alcanzar, y sabes que en cualquier momento se puede convertir en fugaz...
La oportunidad de estar un mes con Oscar Velasco en Santceloni, es algo que de otra manera, yo, jamás podré tener, y es por ello que quiero seguir ganar este concurso, y seguir aprendiendo, formándome, saber como se trabaja en una cocina doblemente estrellada, tener una disciplina de trabajo, saber como se mueve cada uno de los cocineros que trabajan en esa cocina, al ritmo que marca cada plato, cada comensal, cada experiencia gastronómica....

Por todas estos sentimientos, en los que he desnudado mi alma y mi corazón, necesito ganar concurso para seguir absorbiendo conocimiento y seguir formándome como cocinera, y mucho más importante como persona.

Agradecer a toda la gente todo el cariño y el apoyo que estoy recibiendo, pero me vais a permitir una mención especial a mi madre, Ana., y a mi chico Alberto... sin ellos no hubiese llegado hasta aquí... GRACIAS!!!


Y por último, Recordad, que "Cocinamos para emocionar..."
















4 comentarios:

  1. Muy bonito este post!! Desde el primer día que te eligieron tengo muy claro que tú vas a ser la ganadora final y es que realmente te lo mereces. Si puedo, iré a verte ganar para felicitarte en persona. Que día será la final? Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bonita!!! Que pena que no vi tu coimentario a tiempo!!! Bueno, ya sabes que no gané individualmente, pero me llevo una pedazo de experiencia!! Que penita no habernos visto!! ya sabes que te tengo mucho cariño solete!!! ;) un beso super gordo

      Eliminar
  2. "Cocinamos para emocionar"...y nos emocionas cocinando! Eres genial! Siempre adelante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ese apoyo incondicional bonitaaaaaaaaaaaaaa!! ;)

      Eliminar