PAN DE PITA



El Pan de Pita es un pan árabe, plano, ligero y sin miga que se utiliza como acompañamiento en algunas comidas, o con su interior relleno, en plan bocadillo.
Ya le tenía yo ganas, porque siempre que lo comemos en casa, lo compramos, y la verdad es que solo por el sabor y la satisfacción de hacerlo tu mismo, ya merece la pena ponerse nuca mejor dicho, manos a la masa.
Como no tenía referencia de ninguna receta fiable para las cantidades de harina, y me daba respeto el tema del suflado del pan en el horno, he usado una receta de Iban Yarza, gran maestro panarra, aunque para darle mi toque personal le añadido sésamo negro.

Vamos a ello!

INGREDIENTES

375 gr de harina de Fuerza
25 gr de harina Integral
5 gr de levadura fresca (1,5 gr de la seca)
10 gr de azúcar
5 gr de sal
250 gr de agua

ELABORACIÓN

En un bol mezclaremos todos los ingredientes. Dejamos reposar un poco masa, que irá desarrollando el gluten, y hará que podáis trabajarla mejor pasado un cuarto de hora.
Pasado este tiempo, ponemos la masa encima de la encimera espolvoreada con harina, amasamos bien, hasta que nuestra masa esté elástica y flexible, y no se pegue demasiado a las manos.
Si tenéis panificadora os podéis ayudar con el programa de amasado, para no cansaros, aunque también es bonito trabajar con nuestras manos la masa.
Ponemos la masa en un bol ligeramente engrasado para que no se pegue, tapamos con film y ponemos en un lugar cálido de nuestra cocina, libre de corrientes. Yo suelo meterlo en el horno apagado.



Dejamos que nuestra masa doble el volumen, que eso pasará en unos 40 minutos.
Sacamos la masa del bol y cortamos trozos de masa de unos 60gr que bolearemos con las manos, ayudándonos con un poco de harina, aplicando tensión en la superficie de la masa.
Dejamos reposar las bolas 7 u 8 minutos para que se relaje la masa, y mientras vamos encendiendo el horno, yo lo he puesto con calor arriba y abajo, y tiene que estar muy muy caliente, en mi caso le he puesto 260º.



Mientras vamos formando los panes, dando un golpe para aplanarlos y después ayudándonos con el rodillo, intentando dejarlos de manera redonda, y con un grosor uniforme que será de unos 3-4 milímetros.



Cuando el horno esté caliente y con la temperatura adecuada, introducimos la bandeja, y más o menos en un par de minutos, veréis como se hinchan al hacer ese vapor en el interior.



Sacar del horno, y poner en un paño tapándolas para que mantengan el calor, creen humedad y no se sequen. Ya las tenéis listas para acompañar vuestro hummus, vuestras salsas, para rellenar en plan bocata o lo que se os ocurra.






No hay comentarios:

Publicar un comentario