CAKE POPS DE CHOCOLATE BLANCO Y FRAMBUESA




Hace un par de días hice un bizcocho de vainilla que salió esponjoso y riquísimo, del que todavía queda un trozo en la cocina.
El molde que utilicé fue de silicona, y como no había derretido mantequilla, ni tenía a temperatura ambiente, para untarlo, lo hice con un poco de aceite y no lo espolvoree con harina, porque pensé que al ser de silicona era prácticamente imposible que se me pegase. Error!!!
Una vez hecho el bizcocho, lo dejé templar antes de desmoldarlo, ya que sino se puede romper.
Pues bien, todas mis precauciones al traste porque salió un bizcocho precioso, subido, esponjoso, y jugoso, pero se me quedó toda la base pegada.
Entonces fue cuando pensé en aprovechar esos restos, así que los envolví en papel film, y pensé en que hacer con ellos.
Tenía crema de cacao, chocolate blanco para postres, unos palitos, y algún toping que ponerle por casa, así que hice estos sencillos cake pops, que no han quedado nada mal.

INGREDIENTES

- Un buen trozo de Bizcocho de vainilla (o el que tengáis)
- 2 Cucharadas colmadas de crema de cacao
- 1-2 cucharadas de leche
- 150 gr Chocolate blanco para fundir
- Frambuesa deshidratada
- Sprinkels de azúcar dorados

ELABORACIÓN

Desmigamos por completo el bizcocho.Yo le he puesto los restos del que tenía de vainilla, pero podéis ponerle el que queráis, incluso de chocolate, o unas magdalenas... lo que tengáis por casa. Añadimos las dos cucharadas de crema de cacao, y mezclamos muy bien hasta obtener una masa.
Poco a poco vamos mezclando la leche, para darle un poco más de jugosidad, necesitareis más o menos leche, dependiendo de lo seco que esté vuestro bizcocho, pero os aconsejo echar un poco de leche e integrarla poco a poco para no pasaros, ya que la masa no tiene que quedar pegajosa.
Una vez tenemos la masa, vamos pesando porciones de unos 25- 27 gr en la bascula para que nos salgan todas iguales, y vamos dándoles forma con la palma de la mano, haciendo bolitas.



Las metemos 1 hora en la nevera para que cojan consistencia y se endurezcan.
Derretimos el chocolate blanco al baño maría, y bañamos el principio de cada palito que pondremos en los cake pops, introduciéndolo con cuidado en cada bolita, hasta más o menos la mitad, si lo metéis hasta abajo, se os romperán.
Metemos en la nevera de nuevo para que se endurezca el chocolate del palito, que nos va hacer de tope, para que no se salga.



Es la hora de bañarlos enteros, así que prepararemos un corcho, para ir pinchando los cakes pops.
Pasamos cada uno de ellos por el chocolate blanco, sacudiendo con cuidado el exceso de chocolate, para que nos quede una cobertura fina.



Los vamos pinchando en nuestro corcho, o la base que tengamos, y los decoramos antes de bañar el siguiente para que los topings se queden adheridos al chocolate.
Los metemos en la nevera para que se endurezca la cobertura, y ya están listos para merendar!!!














No hay comentarios:

Publicar un comentario